(Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar esta sustancia)

COMPOSICIÓN

Ácido Gammahidroxibutírico o, en forma de sal, Gammahidroxibutirato.

El mal llamado “éxtasis líquido”, nada tiene que ver con el “éxtasis” (MDMA) ni en composición ni en efectos.

PRESENTACIÓN

Habitualmente se presenta disuelto en agua, dentro de frasquitos pequeños o botellitas (“biberones”) con un sabor ligeramente salado y amargo.

PROPIEDADES

El GHB es una sustancia endógena presente en los mamíferos. De modo externo, el GHB es utilizado en medicina por sus propiedades anestésicas y facilitadoras del sueño, por ejemplo para tratar la narcolepsia, o para reducir el síndrome de abstinencia del alcohol. Además, tiene efectos anabolizantes, por lo que aumenta la masa muscular.

El GHB se acopla a dos clases de receptores neuronales, por lo que tiene una acción compleja:

  • concentraciones bajas estimulan la liberación de dopamina y le dan carácter estimulante, que genera un estado de vigilia con sensación de euforia y que potencia la sensualidad y el calor emocional.
  • concentraciones más altas activan los receptores GABAB que inhiben la liberación de dopamina y hacen predominar los efectos sedantes, con reducción de la ansiedad, relajación muscular, inducción al sueño e incluso la anestesia general.

Por tanto, determinadas dosis podrán producir una combinación de relajación, desinhibición y eufórica sensación de bienestar que facilite las relaciones sociales, y también influir positivamente en la sexualidad, por el desbloqueo de las inhibiciones, el incremento de la sensibilidad al tacto y de la capacidad eréctil, así como por retrasar y potenciar los orgasmos. Los efectos aparecen muy rápidamente (10-20 minutos) y duran aproximadamente entre 2 y 4 horas.

También se puede consumir indirectamente tomando sus precursores químicos, como la gamma-butirolactona (GBL), siendo el organismo el que los transforma en GHB. En esta forma, al tener que formarse el GHB, se retrasa la aparición de sus efectos y se dilata su duración.

POSOLOGÍA

Su biodisponibilidad se reduce mucho cuando se toma junto con alimentos. Si se consume al menos dos horas después de las comidas, y dependiendo de la persona, con dosis inferiores a 1 gramo suelen predominar los efectos euforizantes, con reducción de la ansiedad y una moderada desinhibición. Cantidades de entre 1 y 2 gramos producen una relajación intensa con sensaciones de calma, pasividad, somnolencia y pérdida de coordinación o dificultades en el habla. Dosis de 2 a 4 gramos producen una relajación profunda que suele dar lugar a que la persona se quede dormida, y cantidades superiores a los 4 gramos producen un sueño profundo, de modo que resultará casi imposible despertarla durante 3 o 4 horas. Las cantidades hacen referencia al GHB en polvo; cuando se presenta disuelto las dosis suelen medirse por tapones o por botes y, como la concentración es desconocida, resulta muy complicado calcular las dosis con exactitud.

En el uso terapéutico para mejorar el descanso nocturno se aconseja dejar preparada otra dosis, ya que, pasadas unas 4 horas, al bajar la concentración en el cuerpo, los efectos estimulantes suelen volver a predominar durante una hora o más y se produce el desvelo.

CONTRAINDICACIONES

En niñ@s, mujeres embarazadas o en período de lactancia. Si se padecen enfermedades del hígado o del riñón, trastornos respiratorios o cardiacos, en casos de hiperprolactinemia o de epilepsia. Si se ha de conducir vehículos o manejar maquinaria peligrosa.

PRECAUCIONES

Existe un margen muy pequeño entre las cantidades de GHB que producen desinhibición y aquellas que producen una sedación intensa, por lo que conviene ser muy cuidados@s con la dosis. Resulta peligroso que quedarse sedad@ en un bar o una discoteca, así que ante cada nueva partida es recomendable familiarizarse con los efectos en un entorno controlado (una casa, por ejemplo), consumiendo dosis bajas y aumentándolas levemente hasta encontrar la cantidad que aporta los efectos deseados.

Es más seguro tomarlo en compañía, habiéndose informado previamente de que se va a consumir. Las dosis deben ser individuales, de modo que cada cual sepa exactamente lo que toma. Cuando varias personas lo consumen de un mismo vaso, el GHB se deposita en el fondo, por lo que es fácil que se sobredosifique la última persona en beber.

El uso habitual produce tolerancia y dependencia. Además, si en las concentraciones naturales en el organismo tiene carácter neuroprotector, en altas dosis o muy frecuentes causa neurotoxicidad.

EFECTOS SECUNDARIOS

Pueden darse mareos, náuseas, vómitos, visión borrosa o doble, descoordinación y somnolencia. En ocasiones pueden producirse dolores de cabeza, contracturas musculares y, más raramente y asociadas al uso de dosis altas, diarrea, amnesias y convulsiones.

Al día siguiente hay quien sufre un leve aturdimiento, mareos, dolores de cabeza, o cierto malestar muscular, aunque muchas otras personas se sienten especialmente despejadas y de buen ánimo.

OTROS EFECTOS SECUNDARIOS

Su posesión o consumo en lugares públicos está sancionado (desde la puesta en vigor de la “ley mordaza”) con una multa mínima de 601 euros. El tráfico, por considerarse legalmente (en base a la jurisprudencia y a pesar de sus usos legales) como una “sustancia altamente perjudicial para la salud”, es considerado delito penal contra la Salud Pública, y acarrea entre 3 y 6 años de cárcel. El “drogotest” de tráfico no lo detecta.

INTERACCIONES

La mezcla con alcohol está absolutamente desaconsejada, porque se produce una sinergia de los efectos sedantes y disminuye mucho el margen de seguridad (que se define como la relación entre la dosis activa y la dosis letal). En general, la combinación de GHB con cualquier otro depresor del sistema nervioso central (alcohol, tranquilizantes, opiáceos, ketamina…) potencia los efectos de ambas sustancias y aumentan las posibilidades de sufrir una pérdida de conocimiento. La mezcla con estimulantes puede enmascarar los efectos del GHB, facilitando que se consuma más de la cuenta de ambos y que se produzcan reacciones adversas. Los efectos resultantes de mezclar GHB y psicodélicos son, en muchos casos, desconocidos, pues no hay estudios al respecto.

INTOXICACIÓN

La intoxicación por GHB produce pérdida de conciencia y ralentización de la respiración, que puede derivar en una depresión respiratoria. Puede que la persona intoxicada se recupere de forma espontánea al cabo de 2-4 horas, pero la situación puede agravarse por el consumo combinado con otras sustancias, en especial las depresoras. Es mejor llevar a la persona a urgencias. Recientemente, una persona murió en Zaragoza después de que sus “amig@s” le echaran GHB en el cubata, en alta dosis y sin tener en cuenta la cantidad de alcohol ya consumida.

En ocasiones la sobredosificación también produce vómitos. Ante desmayos y pérdidas de conciencia, para evitar que la persona pueda ahogarse con su propio vómito, se le debe tumbar de lado mientras se espera a que llegue la ambulancia.

Manténgase fuera del alcance de l@s niñ@s. Consulte a su médico o a personal especializado.

Para más información:

www.consumoconciencia.org

info@consumoconciencia.org

Facebook: Consumo ConCiencia

Twitter: @ConsumoCCiencia

IG: consumoconciencia

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

One thought on “GHB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.