Si ayer os comentábamos, con alegría, la publicación de un libro útil, hoy os hacemos llegar una mala noticia que, desgraciadamente, no nos sorprende demasiado.

Después de infinidad de agresiones militares, pasadas y en curso, y de decenas de golpes de estado instigados por el principal (que no el único) polo imperial de la actualidad, poco o nada de la política exterior de los EE. UU. puede resultar inesperado.Si de política sobre drogas hablamos, tampoco, claro.

Así que ahí os enlazamos una reciente noticia, que además permite entender mejor lo falso del supuesto cambio paradigmático que, desde hace un tiempo y centrado en las leyes sobre el cannabis, nos intentan hacer creer que se está dando por parte del “campeón de la democracia”. Sobre la legislación en lo que respecta al cannabis toca dar un debate profundo y serio… pero nos tememos que el trabajo nos obligará a posponer nuestro aporte hasta el invierno…;-(

 

Enlace a RT en español

Una nueva ley de EE.UU. permite violar la soberanía de países de América Latina

Una nueva ley de EE.UU. permite violar la soberanía de países de América Latina
La ley aprobada en el Congreso de EE.UU. busca perseguir la producción y tráfico de droga que tiene lugar fuera del país cuando esta tiene como “probable” destino el territorio estadounidense.
Jessica Rinaldi Reuters

El texto, bautizado como Ley contra el Tráfico de Droga Transnacional, fue presentado en el Senado por la legisladora californiana demócrata Dianne Feinstein, con el apoyo del republicano por Iowa Chuck Grassley.
¿Cuál es el objetivo de la ley?
Según explicó la propia Feinstein, esta ley “le da a las fuerzas del orden las herramientas necesarias para reducir el volumen de droga que cruza nuestras fronteras”. Además autoriza la persecución del crimen transnacional “para reducir el flujo de drogas ilegales que llegan a EE.UU. desde terceros países”.
Más específico fue el comunicado emitido por el Senado, donde se señaló que la legislación ayudará “específicamente al Departamento de Justicia a preparar casos de extradición contra capos de la droga de la región andina”.
Tal como puntualizó la BBC, la norma “no solo apunta a los que comercializan narcóticos, sino también a aquellos que hacen de proveedores de insumos químicos para la elaboración de drogas” y a productores de sustancias consideradas como controladas en EE.UU.
Entre las sustancias controladas tipo 1 y 2 ―que son las que la ley prohíbe― figura la hoja de coca. Este producto, consumido hace siglos por las poblaciones de Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, es además sustento de muchos productores campesinos de esos países, que se han puesto en alerta ante esta medida del Gobierno estadounidense.
Si bien el discurso de la administración Obama apunta contra los capos narcos, los campesinos de distintos países de América Latina han planteado sus reparos ya que, efectivamente, la ley permite criminalizarlos en tanto productores.
“Nosotros repudiamos esa intención. Ellos no son los dueños del mundo para pretender hacer eso”, afirmó la dirigente cocalera boliviana Leonilda Zurita.
Hay que recordar que en 2008 el presidente boliviano Evo Morales echó de su país a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) estadounidense en rechazo a la política agresiva que tenía dicha agencia en contra de los productores.
Por su parte, Nelson Palomino, dirigente de la Confederación de Productores de las Cuencas Cocaleras de Perú, declaró que para ellos “lo que prevalece son las leyes peruanas”. “La coca fue declarada patrimonio cultural en nuestro país”, añadió.
Las leyes extraterritoriales, una costumbre de EE.UU.
“Exigir que las leyes de EE.UU. se apliquen de manera extraterritorial es lo mismo que obtener el control de los ciudadanos del país, es lo mismo que la anexión de un país”, declaró el año pasado el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.
Es que esta no es la primera ley sancionada por Washington que viola la soberanía de otros Estados (no incluimos las violaciones de facto, mediante agresiones militares o golpes de estado inducidos, que se cuentan por decenas) El bloqueo contra Cuba es su caso más paradigmático ya que no solo afecta a la isla caribeña si no a cualquier otro país o entidad que intente comerciar con ella.

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *