Baratta, A., “Introducción a una sociología de la droga”, en VV.AA., ¿Legalizar las drogas? Instrumentos técnicos para un debate, Editorial Popular, Madrid, 1991.

Descarga: introduccion_sociologia_drogas 

El texto que os presentamos esta semana es una ponencia transcrita del ya fallecido criminólogo Alessandro Baratta. Éste es de esa clase de textos tan buenos que leyéndolo no sólo aprendes sobre el tema en cuestión sino sobre la disciplina de análisis. Dicho de otra forma: con el artículo no sólo se comprende mejor el complejo “fenómeno droga” y se clarifica el marco amplio desde el que abordarlo con mayor lucidez, sino que, además, se aprende sociología.

Baratta, tras definir sistema social cerrado y abierto y el concepto de profecía autocumplida, acuñado por R. K. Merton y tan aplicable a este caso, analiza cómo el “fenómeno droga”, tal cual ha sido creado, produce la reacción social que legitima las acciones punitivas, con lo que el sistema se afianza en su auto-reproducción. El discurso dominante cumple la función de crear chivos expiatorios y da cohesión al resto del sistema cerrado. En este sentido, cuanto mayor es el peso de la tecnocracia y menor el del análisis político, más impermeabilidad al cambio y mayor cerrazón de los sistemas sociales.

El autor constata cómo se produce intencionadamente una imagen de la realidad que condiciona la realidad misma, aunque, evidentemente, ya sabemos que los medios de información (o de desinformación) de masas y la opinión pública se relacionan no sólo unidireccionalmente sino según un fenómeno de condicionamiento mutuo, aunque la magnitud de los flujos sea desigual. Frente a ello, los discursos razonados y argumentados son impopulares y se ven incapaces (no incapaces; sino muy dificultados, diríamos nosotr@s, para no caer en derrotismos…) de competir con el poder mediático, lo cual también está íntimamente relacionado con la mecánica electoral. Estos discursos basados en razones son algo que la política-espectáculo (la “politiquería”, como la denominan en América Latina para distinguirla de la política de verdad) no puede permitirse.

Baratta también señala, como no podía ser menos, la aberración jurídica que supone la actual legislación, que entre otras cosas viola los principios jurídicos de la legalidad (negado por la inmunidad de l@s informantes), de la idoneidad (pues no se demuestra la utilidad para la sociedad de las medidas penales y punitivas) y de la subsidiariedad (ya que no se analizan ni se deja prosperar alternativas a la penalización). Además, en el caso del castigo por la mera tenencia y el consumo estamos ante un crimen sin víctimas (a lo sumo, un@ mism@).

En un plano que podríamos llamar socio-educativo, Baratta argumenta cómo se da un claro rechazo de lo “enseñado”, por la ineficacia y la falsedad de la “pedagogía” sobre el tema, (además de que se produce un claro símil con el cuento de “Pedro y el Lobo”), y la forma en que, en todo caso, dicho tratamiento supone ahondar en la infantilización de la población; en fomentar una estructural ausencia de responsabilidad.

En lo que supone probablemente la idea central del texto, el autor argumenta que no se trata de un “fracaso” de la actual política represiva, sino, en realidad, de un “éxito”: para hacer un análisis preciso hay que relegar a un segundo plano las funciones declaradas para examinar las reales, sí conseguidas: control social, legitimación de intervenciones armadas, generación de beneficios multibillonarios, etc, etc…

La conclusión para Baratta es clara: existen (simplificando) dos racionalidades, según sea el ser humano el centro de los valores o según lo sea el actual sistema político-“económico” (crematístico, más bien). Él cree necesaria la movilización ciudadana para hacer “populares” las razones del ser humano y no la “razones” del sistema. Y a vosotr@s, ¿qué os parece?

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

One thought on “Hemos Leído… “INTRODUCCIÓN A UNA SOCIOLOGÍA DE LA DROGA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *