COMPOSICIÓN:

Nicotina Tabacum Rústica, de la familia de las solanáceas (como la patata, el pimiento, la berenjena o el estramonio…) El principal alcaloide de la planta es la nicotina, pero en el tabaco comercial se encuentran cerca de 5.000 sustancias (algunas de ellas, producto de la combustión): alquitrán, benzopirenos, fenoles, benzoquinona, formaldehido, cloruro de vinilo, polonio 210, cadmio, amoniaco, monóxido de carbono, arsénico, cianuro de hidrógeno, etc, etc, etc.

PRESENTACIÓN:

Cigarrillos, puros, a granel para liar cigarrillos o fumar en pipa, para mascar o rapé para aspirar.

PROPIEDADES:

La nicotina es un estimulante y provoca sensación de alerta, facilita la concentración, activa la memoria y, hasta cierto punto, controla el aumento de peso al aumentar el gasto de energía y disminuir la sensación de hambre. A los ocho segundos de haber entrado en los pulmones (si la vía es fumada o vaporizada) alcanza el torrente sanguíneo y sus efectos duran entre 5 y 10 minutos. En primera instancia estimula algunos receptores sensitivos y produce una descarga de dopamina que acelera la frecuencia cardíaca y eleva la presión arterial, aunque posteriormente deprime los ganglios autónomos del sistema nervioso periférico. En consumidor@s habituales, la sensación de relajación al fumar se debe al hecho de aliviar la abstinencia.

POSOLOGÍA:

Depende de la vía de administración. Aspirando el humo, se puede absorber hasta el 90% de la nicotina a través de los pulmones, mientras que si éste permanece únicamente en la boca (como con los puros) la cifra de absorción se reduce al 20-35%.

El contenido promedio de nicotina en un cigarrillo varía de 0,5-2 mg y el contenido de alquitrán de 0,5-15 mg. El monóxido de carbono constituye del 3% al 6% del humo inhalado. Una concentración de nicotina de 1mg/kg de peso ya ocasionaría problemas muy graves.

CONTRAINDICACIONES:

En niñ@s, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. En mujeres que estén tomando fármacos anticonceptivos. En caso de padecer problemas respiratorios, enfermedades cardiovasculares u otras patologías.

PRECAUCIONES:

Contraer adicción al tabaco es relativamente fácil. De hecho, muchas de las personas que están “enganchadas a los porros” son en realidad adictas al tabaco con el que mezclan el hachís o la marihuana. La mezcla con tabaco agrava los problemas que generan ambas sustancias. Es mucho más recomendable consumirlos por separado y vaporizados, sin combustión.

La nicotina libera dopamina (precursora de la adrenalina) e interactúa con nuestro sistema cerebral de la recompensa, y además sus efectos (especialmente por la vía fumada o vaporizada) son rápidos y breves, por lo que es una sustancia con mucho potencial adictivo (algo menor por vía oral). Muchos de los aditivos añadidos por la industria tabaquera aumentan su capacidad de generar adicción (otros simplemente mejoran el sabor). El tabaco light contiene menos nicotina, lo que puede llevar a fumar más, aumentando el consumo de aditivos.

Los cigarrillos electrónicos vaporizan una solución líquida por medio de una resistencia. Este vapor puede liberar nicotina o incluir solamente aromas. También existen productos farmacéuticos que contienen nicotina (chicles, parches transdérmicos….) y generalmente se utilizan como sustitutivos del cigarrillo o para ayudar a reducir su consumo.

El consumo de tabaco genera tolerancia, por lo que la persona fumadora habitual no experimenta las náuseas o mareos de quienes no están acostumbradas, pero es probable que se vaya acortando el tiempo entre cigarillos. El síndrome de abstinencia se presenta dentro de las primeras 24 horas y conlleva síntomas como: cansancio, irritabilidad, dificultad para concentrarse, insomnio, ansia de comer, dolor de cabeza. La dependencia psicológica es muy fuerte.

En general, se recomienda:

– Procurar restringir el uso de tabaco a situaciones concretas y especiales, pero teniendo en cuenta que el uso ocasional tiene bastantes probabilidades de desembocar en uso continuado.

– Recordar que al ser un estimulante no ayuda a conciliar el sueño.

– Utilizar filtros especiales para tabaco. Evitar usar cartón o fumar sin filtro.

– No fumar el cigarrillo hasta el filtro, pues en ese último tramo aumenta la concentración de sustancias tóxicas. Tampoco aguantar el humo mucho tiempo en los pulmones porque aumentan todos los riesgos.

– Hacer ejercicio regularmente, especialmente aeróbico, lo que ayuda a aumentar el oxígeno en sangre.

– Fumar en exterior o en estancias grandes y bien ventiladas y respetando el espacio de las no fumadoras. Las cantidades de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono son más altas en el humo del ambiente que en el de una calada, porque este no pasa por ningún filtro y hace que aumente el riesgo en l@s fumador@s pasiv@s.

El tabaquismo es un problema no sólo para las personas fumadoras sino también para las pasivas.

Hay más de 7 millones de muertes directamente relacionadas con el tabaco cada año. Más de 6 millones de ellas son el resultado de su consumo directo, mientras que alrededor de 890.000 son el resultado de la exposición de los no fumadores al humo de tabaco. En contraste, las estimaciones mundiales de la OMS sugieren que 245.000 muertes son atribuibles a las drogas ilícitas cada año; es decir: el humo de l@s fumador@s genera mucho más daño entre l@s no fumador@s que el consumo de todas las drogas ilegales juntas.

EFECTOS SECUNDARIOS:

Se calcula que el tabaco ocasiona el 30% de todas las muertes producidas por el cáncer (pulmón, colon, boca, esófago…), el 30% de las enfermedades cardiovasculares, el 75% de las bronquitis crónicas y el 80% de los casos de enfisema. Las úlceras gástricas y duodenales son doblemente más comunes entre l@s fumador@s.

A nivel pulmonar (vía fumada), genera sensación de falta de aire al hacer esfuerzos y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Cuando el monóxido de carbono entra al torrente sanguíneo tiende a reemplazar el oxígeno contenido en las células rojas de la sangre formando carboxihemoglobina, por lo que sus tejidos reciben menos de oxígeno. Además, el humo del cigarrillo produce inflamación en la mucosa del aparato respiratorio y provoca que el tejido pulmonar pierda sus propiedades elásticas, aparentemente de manera irreversible.

Las mujeres fumadoras pueden ver reducida su fertilidad o sufrir desórdenes menstruales y puede aumentar el riesgo de partos prematuros, abortos, muerte fetal, muerte neonatal y nacimiento con bajo peso. En el caso de los varones, puede provocar disfunción eréctil e infertilidad.

Además, puede provocar accidentes vasculares cerebrales (infartos, ictus…) y enfermedades de las arterias, y también aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis.

El tabaco debilita el sistema inmunológico; reduce los niveles de vitamina C en el organismo. Fumar disminuye los sentidos del olfato y el gusto, provoca mal aliento, amarillea los dientes e incluso los dedos.

OTROS “EFECTOS SECUNDARIOS”:

El tabaco es un producto de venta legal, y sólo en los últimos años se ha prohibido su consumo en lugares públicos cerrados y se ha restringido la publicidad. La producción para la venta está prohibida salvo para para determinadas empresas que lo proporcionan para su distribución a la compañía Tabacalera (anteriormente estatal; hoy privatizada). Afortunadamente, esta sustancia es legal y a sus muchos problemas intrínsecos no se añaden los generados por la prohibición.

INTERACCIONES:

La combinación de un estimulante (nicotina) con depresores, como el alcohol, hace que sus efectos se contrarresten y se suela consumir más de ambas drogas. La combinación con otros estimulantes hace que aumenten los riesgos propios de este grupo de sustancias.

La combinación con la píldora anticonceptiva incrementa enormemente el riesgo de efectos adversos graves. Las mujeres fumadoras que toman anticonceptivos tienen entre 10 y 20 veces más riesgo de tener enfermedades cardiovasculares que las no fumadoras.

INTOXICACIÓN:

Las manifestaciones de intoxicación incluyen náuseas, diarrea, taquicardia, aumento brusco de la presión arterial y de la salivación. Con grandes dosis se presentan convulsiones, lentitud respiratoria, irregularidad cardíaca y coma, por lo que debe considerarse como urgencia médica.

Es importante mantener fuera del alcance de l@s niñ@s líquidos para cigarrillo electrónico, chicles, parches y demás preparados con nicotina. Muchos casos de intoxicación grave y muerte por nicotina se dan en niñ@s que lo ingieren accidentalmente.

Manténgase fuera del alcance de l@s niñ@s. Consulte a su médico o a personal especializado.

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button