Pues mirad, no es que hoy se nos hayan hinchado particularmente las meninges al leer esta «noticia», pero el tema está muy cerca de saturarnos…

Prometemos un artículo desarrollando esto, cuando saquemos tiempo de alguna parte, pero de momento ahí van estas líneas, para el debate…
¿Seremos alguna vez lo suficientemente madur@s, responsables y sensat@s como para dejar de tirar balones fuera y de taladrar con campañas a l@s adolescentes? ¿Lo suficientemente conscientes como para entender que l@s niñ@s hacen lo que ven hacer a sus adult@s y no lo que est@s se empeñan en decirles que es lo correcto, mientras en realidad ell@s no lo hacen? ¿Dejaremos de empeñamos en el autoengaño y de repetir que l@s jóvenes se emborrachan mucho, cuando son l@s adult@s quienes lo hacen en su mayoría? Si no queremos que l@s jóvenes se pongan cieg@s como canastos, no lo hagamos l@s adult@s, así de facilito… Si queremos que la gente joven aprenda lo que tenga que aprender sobre drogas, ¿qué tal con la práctica y desde la coherencia? ¿Qué tal con información real y no con chapas infumables o con películas para no dormir de efectos claramente contrapreventivos?

Y, por cierto, bola extra: la próxima vez que subáis a un autobús urbano podéis contar las personas que van hablando por el móvil y/o hipnotizadas por él, y también sacar la cuenta de cuántos son adult@s… Eso sí, luego toca campañita para l@s criaturas, porque ¡ay que ver l@s niñ@s lo enganchad@s que están…!
Ya decíamos que esta mañana nos habíamos levantado solead@s cual verano, ja, ja…

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button