Diréis que nos estamos adelantando, y que para las revisiones del año (de este año tan majete…) aún queda un tiempito. Bueno, resulta que, convenciones aparte, no podemos, no queremos, contener algunas alegrías en medio de tanta negrura, ni posponer algunos agradecimientos a quienes están contribuyendo a que trabajemos con todo el ánimo y buena sonrisa en medio de este trágico desbarajuste.
En el año del parto de nuestro ¿Estás Puest@? nos sobran palabras de agradecimiento para quienes han contribuido a hacerlo posible; hacia esas personas que, como sabéis, están ya en los “créditos” de la parte trasera del tablero, y hacia las que han venido después… y son tantas (personas, asociaciones, gente sensata en los medios de información…) que no nos caben aquí.
Además, ya sabéis que, Zaragoza Vivienda mediante (algún día os contaremos…), tuvimos que abandonar nuestro local, al que tantos esfuerzos habíamos dedicado. Ahí apareció mágicamente José para darnos cobijo, y en breve éste estará habilitado para recibiros… cuando se pueda… Y poco después, además de algunas alegrías personales que también nos han ayudado a resistir, aparecieron gentes con ganas de colaborar con Consumo ConCiencia que se unieron a este equipo y, por qué no decirlo, nos dejaron con la boca abierta. Como María, que devoró la mitad de nuestra biblioteca en un abrir y cerrar de ojos, que aportó sus conocimientos educativos y que incluso, quién sabe si se logrará, ha comenzado a sentar las bases de una delegación de CCC en otras latitudes. O como Idoia, una eminencia química, que nos dio ideas acerca del análisis y que contribuyó, y aún lo hace, con la difusión y el aprecio de nuestros proyectos. Como Alba, con su permanente demostración de solvencia, seriedad y amabilidad, compañera con la que da gusto trabajar. O como Mati, otra eminencia, que con su exhibición ética nos ha dejado, para bien, ¡para muy bien!, absolutamente ojiplátic@s.
Y la gente que lleva tiempo haciendo esto posible, sigue ahí, por supuesto, tanto directamente del equipo como, por ejemplo, como es@s gradísim@s educador@s que se parten la cara cada día por añadir un poquito de justicia social a este manicomio, y que tanto aprecio nos dan. O como quienes nos seguís, comentáis nuestras publicaciones (últimamente necesariamente pocas) y nos mandáis siempre mensajes de apoyo. Sí, nos hemos puesto un poco moñas; lo sabemos. Será el otoño, será que nos hacen falta alegrías en medio de todo esto. Será que nos las dais, y muchas. Para tod@s, un inmenso y muy muy consciente abrazo.
 

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.