(Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar esta sustancia)

COMPOSICIÓN

4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina

Fue sintetizada por primera vez en 1974 por Alexander Shulgin. Se popularizó en los 80s, sobre todo a partir del año (1985) en que se prohibió la MDMA. Se fiscalizó e ilegalizó la tenencia y el uso de 2C-B en 1994 en los EE.UU. y a partir de ahí se hizo extensiva en pocos años la prohibición en todo el mundo. También llamado Nexus, tucibi…

PRESENTACIÓN

La más habitual es en comprimidos que pueden ir desde los 5 a los 40 miligramos, aunque también es posible encontrarla en polvo o cápsulas.

PROPIEDADES

La 2C-B es una feniletilamina cuyos efectos subjetivos se suelen describir como un término medio entre la LSD y la MDMA. En ocasiones es vendida como éxtasis o MDMA (y conocida entonces como “pastilla triposa”). En cualquier caso, dichos efectos difieren de consumir mezcladas LSD y MDMA. Sus efectos psicodélicos no son tan intensos como los del LSD, y es algo menos estimulante y positiva que la MDMA. A dosis bajas predominan los efectos estimulantes y de “buen rollo”, y los efectos psicodélicos se acrecientan conforme se aumenta la dosis.

De forma típica, los efectos tardan en aparecer entre una y dos horas, dependiendo de si se tiene el estómago vacío o lleno, y duran entre 4 y 8 horas, siempre en función de la dosis y de la persona.

Al inicio de la experiencia puede darse una sensación de inquietud pasajera y de aumento de la energía en el cuerpo, así como la de comenzar a percibir las cosas de distinta manera a la cotidiana. Posteriormente, se producen efectos como la dilatación de las pupilas, aparición de patrones visuales con ojos abiertos y cerrados, estimulación mental, sensación de perspicacia, cambios emocionales (bien hacia el buen humor o hacia la introspección).

POSOLOGÍA

Las dosis habitualmente consumidas oscilan entre los 5 y los 20 miligramos por vía oral. Es importante tener en cuenta que cada persona reacciona de forma diferente a esta sustancia. Por esta razón, conviene tomar poco las primeras veces para asegurarse de que el efecto es el deseado antes de subir la dosis. Además, en el rango de los 14 a 24 miligramos, una diferencia de 2 miligramos puede suponer un incremento importante en el efecto. Se recomienda no sobrepasar la dosis moderada. A partir de los 40 miligramos el viaje puede provocar formas agudas de miedo aunque las constantes vitales siguen funcionando de modo satisfactorio.

  • Dosis baja: hasta los 10 miligramos.
  • Dosis moderada: desde los 10 a los 24 miligramos.
  • Dosis alta: de 25 a 40 miligramos.

Se desaconseja el consumo esnifado de 2C-B. No se conocen casos de muerte o reacciones graves por esta vía con la 2C-B, pero sí con otras sustancias de la misma familia (feniletilaminas). En caso de optar por esta vía no sobrepasar la mitad de la dosis oral para cada uno de los intervalos propuestos más arriba.

CONTRAINDICACIONES

En niñ@s, mujeres embarazadas o en período de lactancia. Se trata de una sustancia menos conocida, que han probado pocas personas en comparación con otras drogas como la LSD o la MDMA por lo que no se dispone de demasiada información. No tomar 2C-B si se padece cualquier enfermedad, se está tomando cualquier medicación, se padece de un trastorno psicológico o se está pasando por un mal momento personal. Su consumo es incompatible con una conducción segura de vehículos.

PRECAUCIONES

Es importante esperar a que suba antes de decidirse a tomar otra dosis. Puede llevar su tiempo y deben evitarse las prisas. Su consumo debe realizarse en contextos adecuados en los que la persona se encuentre cómoda y pueda experimentar libremente sus efectos.

Es posible que el consumo continuado de esta sustancia lleve a un aumento en la tolerancia a ella, por lo que para conseguir los mismos efectos será necesario subir la dosis con lo cual también se aumentan los riesgos. Un consumo muy frecuente podría provocar una gran disminución de los efectos positivos; otra razón por la que se recomienda espaciar en el tiempo las ocasiones en que se toma.

EFECTOS SECUNDARIOS

Como efectos secundarios pueden aparecer náuseas, nerviosismo, confusión, ansiedad, frío o calor, y, en general, los habituales que pueden provocar los psicodélicos. Al tratarse de una sustancia poco conocida e investigada pueden darse también otros efectos secundarios no descritos aquí.

OTROS EFECTOS SECUNDARIOS

Su posesión o consumo en lugares públicos está sancionado (desde la puesta en vigor de la “ley mordaza”) con una multa mínima de 601 euros. El tráfico, por considerarse legalmente como una “sustancia muy perjudicial para la salud”, es considerado delito penal y acarrea entre 3 y 6 años de cárcel y una multa de hasta tres veces el valor de la droga.

INTERACCIONES

Algun@s consumidor@s combinan MDMA y 2C-B. Para ello suelen tomar primero la MDMA y, cuando los efectos son patentes, ingieren la 2C-B. Esta mezcla aumenta la estimulación y potencia considerablemente los efectos psicodélicos de la segunda, provocando mayores efectos visuales que si se consume sola. Por otra parte, existen algunas evidencias de una posible interacción entre la 2C-B y la MDMA que provoca que la primera se acumule en el organismo. Por todo ello se aconseja reducir la dosis de ambas sustancias, teniendo presente que los efectos no se superponen sino que se potencian el uno al otro (sinergia). El cannabis también potencia los efectos de esta sustancia y puede alargarlos en el tiempo.

La combinación con alcohol, al igual que ocurre con otros psicodélicos, puede enturbiar bastante la experiencia y hacer que ésta sea más confusa, por lo que es aconsejable evitar su consumo conjunto.

La mezcla con estimulantes del sistema nervioso central (cocaína, speed, etc.) amortigua los efectos psicodélicos y cabe la posibilidad de que no resulte agradable a algunas personas debido al corte brusco de los efectos.

INTOXICACIÓN

Pese a que hay referencias de dosificaciones de hasta 100 miligramos en las que las constantes vitales continuaron funcionando correctamente, los efectos visuales y psicológicos pueden llegar a ser extremadamente intensos. En caso de una sobredosificación deberán tenerse en cuenta las mismas consideraciones que para un “mal viaje” de LSD u hongos psilocibios. Así, es importante tranquilizar a la persona recordándole que, pasado un tiempo, el efecto remitirá. Se le debe retirar de zonas bulliciosas y ruidosas hacia un lugar tranquilo y aireado. Se le debe hablar de forma tranquila y sin titubeos, confortándola en la medida de lo posible. Tanto si la ansiedad se prolongase como si aparecen ideas extrañas y delirantes, alucinaciones intensas, agresividad, etc., será necesario acudir a los servicios sanitarios.

Manténgase fuera del alcance de los niños. Consulte a su médico o a personal especializado.

Para más información:

www.consumoconciencia.org

info@consumoconciencia.org

Facebook: Consumo ConCiencia

Twitter: @ConsumoCCiencia

IG: consumoconciencia

 

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

One thought on “2-CB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.