Paquete de 2-CB de los tiempos que fue vendido legalmente hasta 2002.

Hace unos días El Periódico de Aragón publicó la siguiente noticia “Detectado el primer alijo de la carísima ‘coca rosada’ en Aragón“.1

Invitamos a la prensa a consultar nuestra sección sobre drogas, en este caso la subsección sobre la 2-CB. En ella hubieran podido encontrar información para no caer en los habituales errores comunes en las noticias sobre sustancias psicoactivas ilegales.

Una vez más, volvemos a reiterar la conveniencia de seguir el Decálogo para periodistas sobre este tema.

Se dicen muchas cosas sobre esta sustancia, así que para repasarlas iremos por partes citando literalmente del artículo:

“La sustancia intervenida, bajo el nombre oficial de 2CB…”

No hay lugar -que sepamos- donde aparezcan las sustancias por su nombre oficial. En este caso, se ha usado correctamente la abreviatura química (la fórmula completa es 4-Bromo 2, 5 dimetoxifeniletilamina) aunque errado en el nombre de calle habitual en España, que es “nexus”, no “venus”

“…también se conoce como ‘droga de los ricos’ “

Un artículo aparecido en Colombia en 2012 asociaba la 2-CB a la élite de Bogotá. Al haber tan poca información en castellano sobre sustancias menos conocidas como ésta, artículos superficiales y sensacionalistas se toman como referencia. Recursos como Erowid en inglés son muy útiles. Podéis consultar también el artçiculo que publicamos al respecto del desmantelamiento de un laboratorio clandestino de “tucibi” en el verano de 2016.

“…conocida como coca rosada…”

No es cierto, hasta donde nosotros conocemos, que se conozca a esta sustancia por tal denominación y sí por su nombre químico “2-CB” o nombres de calle como “nexus”, al menos en España. Además su color no es necesariamente rosa. Por cierto, en todo caso, sería cocaína rosada y no coca, pues como sabemos la coca es la planta sudamericana (Erythroxylum coca) y la cocaína  de la calle es en realidad clohidrato de cocaína, que contiene ese determinado alcaloide de la planta concentrado, tras pasar por dos procesos químicos.

” …un alucinógeno…”

Se trata de un psicodélico y estrictamente no es alucinógeno, que implicaría que el individuo no se da cuenta de que el efecto sensorial no está causado por la sustancia, olvidando que la ha tomado, y que después del viaje no recordaría lo vivido durante el mismo.

“…que destaca tanto por su peligro para la salud…”

No nos leeréis jamás decir que una sustancia es inocua o inofensiva pero las sustancias agrupadas como psicodélicos tienen un potencial adictivo bajísimo y su margen de seguridad (la relación entre la dosis activa y la dosis letal) es enorme y en ocasiones ni siquiera se tiene constancia de que exista dicha dosis letal (como ocurre en el caso de la LSD). Los efectos psicológicos negativos que pueden desencadenar son otra historia y pertenecen a otro ámbito de los riesgos. En cualquier caso, esta sustancia no es por sí misma extraordinariamente peligrosa, aunque obviamente un uso desinformado e irresponsable, que no siga las premisas para un uso responsable de psicoactivos, es siempre peligroso. Desconocer la dosis y los efectos de lo que se toma puede causar graves problemas.

2C-B o 4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina

  “en auge en latinoamérica, fue inventada en Alemania en los años 70”

Pues ni una cosa, ni la otra. A pesar de las noticias sensacionalistas provenientes de Colombia que antes mencionábamos, el consumo en América Latina es minoritario y es mucho mayor en Europa o en los EE.UU. La sustancia fue sintetizada por Alexander Shulgin en 1974 en California, no en Alemania.

…y carísimo precio, que el instituto armado sitúa incluso en 15 veces el valor de la cocaína”.

Para comparar los precios de una sustancia deberíamos mirar los precios de una dosis y no los precios por gramo, pues la dosis activa puede ser muy variable (desde los 70 miligramos aprox. del MDMA hasta las 0,04 miligramos -40μg- de la LSD). La dosis común de la 2-CB está en torno a los 15mg y la dosis en la “Darknet” está en torno a 3-5€ por dosis.

Si bien es cierto que tanto no tiene nada que ver con la cocaína como que se puede consumir de forma nasal, ésta no es la forma única de consumo, pues de hecho se vende habitualmente en pastillas.

“Este extraño narcótico…”

“Narcótico”, a pesar de las series de televisión que traducen literalmente del inglés “narcotic”, estrictamente quiere decir sedante. Desaconsejamos el uso de este término.

“no se vende en gramos, sino en 0,2 miligramos, según el instituto armado.”

No sabemos quien ha tenido el problema con las unidades si el periodista o la Benemérita. Parece claro que periodista se ha liado con unidades en este caso pues 0,2 mg serían a buen seguro imperceptibles en el cuerpo.

“… para vender en las fiestas de Tudela”

Un cálculo rápido (50gr/0,015gr) nos da 3.333 dosis, que son muchas para vender en las fiestas de Tudela nos parece a nosotros. En todo caso, aún si se consiguiera vender la dosis a 6€ el valor total de la droga sería 20.000€ y no 40.000€.

De nuevo, es una lástima que se siga sin atender a las recomendaciones de las organizaciones de reducción de riesgos y que recogíamos en el “Decálogo de buenas prácticas periodísticas” que propusimos hace unos meses (ver abajo), y que, por tanto, siga sin tratarse el tema con precisión.

Quedamos a la disposición del gremio periodístico para cualquier futura noticia relacionada con las drogas aquí.

 

1- Debemos aclarar que en el Heraldo de Aragón la noticia fue igualmente desastrosa (sin desperdicio su comentario sobre el TOCIBI, así escrito, como “nueva droga de diseño”). Podéis verlo aquí:

http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza-provincia/2017/07/28/ingresa-prision-tras-ser-detenido-122-con-cocaina-rosada-1189160-1101025.html

Decálogo de buenas prácticas periodísticas respecto al tema de las drogas

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

One thought on “Abundantes errores en la prensa sobre la 2-CB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *