(Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar esta sustancia)

 

COMPOSICIÓN:

Los hongos (setas y trufas) contienen triptaminas psicodélicas, principalmente, psilocina, psilocibina y baeocistina. Existen 116 especies conocidas de hongos psilocibios en el mundo, además de otros que también contienen estos principio activos (Gymnopilus, Panaeolus, Copelandia, etc…), pero sólo unas pocas son ampliamente consumidas. Las más comunes son:

Stropharia cubensis (psilocybe cubensis). También conocidas como “mexicanas”. Es la especie que más se cultiva de forma casera, la que más se consume y comercializa. En lengua indígena, se llama teonanacatl, que significa “carne de los dioses”.

Psilocybe semilanceata, hongos vulgarmente conocidos como “monguis”. Setas de pequeño tamaño que suelen recolectarse en las montañas de países del hemisferio norte.

Psislocybe tampanensis. Se denominan “trufas” o “piedras filosofales”, entre otros. No son propiamente setas sino esclerocios, formaciones globulares parecidas a las trufas de uso culinario.

Copelandia cyanescens (panaeolus cyanescens). Especie de tamaño pequeño y de muy alta potencia psicoactiva. También se conocen como “hawaianas”.

La cantidad de sustancias psicoactivas presentes varía en relación a la especie, la variedad, el lugar de crecimiento del hongo y las condiciones de cultivo.

PRESENTACIÓN:

Pueden presentarse en forma de seta, fresca o seca, en forma de esclerocio (trufas) o en polvo seco.

PROPIEDADES:

La psilocibina es convertida farmacológicamente en el compuesto activo psilocina dentro del cuerpo mediante una reacción de defosforilación, provocando efectos psicodélicos, mal llamados “alucinógenos” (puesto que en todo momento se conserva la memoria de haber ingerido una sustancia, y porque posteriormente se puede recordar el viaje), o enteógenicos (nombre que proviene de su uso ritual-religioso). Producen en el usuario un viaje más o menos potente dependiendo de la dosis ingerida. Se pueden producir risas y euforia a dosis bajas o en las fases iniciales del viaje. Después se pasa a un estado de calma y tranquilidad, acompañada de una marcada sensación de lucidez y claridad mental, donde se dan modificaciones de la percepción: el tiempo se ralentiza, se acelera o desaparece, los colores brillan de forma distinta, los objetos se deforman, se puede dar el fenómeno de la sinestesia (“intercambio” de sentidos: escuchar colores, ver sonidos o música, etc…), visiones con los ojos cerrados y aumento de la intensidad de las emociones. En general se produce un profundo cambio de consciencia. Con altas dosis se pueden llegar a alcanzar estados de comprensión de la realidad donde uno se siente fusionado con el mundo que le rodea y con una capacidad de exploración interior fuera de lo común. Cuando el conocimiento de nuestros “cuartos oscuros” es rechazado y se pretende volver a cerrar “las puertas de la percepción” en medio del viaje, se pueden producir episodios de angustia vividos de forma muy desagradable e incluso traumática, aunque también se puede producir el conocido como “mal viaje” de modo leve por las malas condiciones de la ingesta (ver set y setting)

POSOLOGÍA:

Consumo por vía oral. Es preciso conocer la potencia de la especie que se va a consumir. Orientativamente, las dosis bajas de psilocybe cubensis oscilan alrededor de los 8-10 gramos de seta fresca (0.8-1 gr. si está seca), las medias entre 10-20 gr. (1-2 gr. seca) y las altas a partir de 20 gr. (2 gr. seca). Para el caso de la psilocybe semilanceata (“mongui”), las cantidades serían (en seco), 1.5, 1.5-3 y más de 3 gr, para dosis bajas, medias y altas, respectivamente.

Dependiendo de si se tiene el estómago lleno o no y del individuo, los primeros efectos pueden tardar en aparecer 15 minutos o más de una hora. La experiencia suele durar entre 4 y 6 horas.

CONTRAINDICACIONES:

En niños, mujeres embarazadas, mujeres en periodo de lactancia y personas con reacciones alérgicas a la sustancia. En casos de afección renal, insuficiencia hepática o epilepsia. Si se padece algún tipo de trastorno psicológico o se está pasando por un mal momento. Si se ha de conducir, manejar maquinaria peligrosa, o realizar actividades peligrosas. Si al día siguiente se tienen obligaciones o responsabilidades ineludibles.

PRECAUCIONES:

Es fundamental que las condiciones conocidas como set y setting sean las adecuadas para el buen desarrollo de la experiencia y así evitar los “malos viajes” improductivos y los accidentes.

Setting (el ambiente): debe de ser agradable, amigable y seguro.

Set (estado de ánimo o personal en general): es muy importante que la persona no esté pasando por un mal momento personal y se comience la experiencia con una actitud positiva y decidida a hacerlo sin ninguna presión externa.

La buena concurrencia de estos dos elementos permitirá que el usuario se pueda dejar llevar por el viaje teniendo una experiencia útil y placentera; lo más segura y lo menos traumática posible.

Para evitar el vómito, ayudar a la claridad mental y evitar un consumo irreflexivo, es conveniente haber hecho un ayuno previo (de entre 8 y 24 horas, siendo preferible acercarse más a lo segundo).

EFECTOS SECUNDARIOS:

Algunos efectos secundarios son: dilatación de las pupilas, bajada de la presión arterial, bostezos, nauseas, gases, molestias abdominales, escalofríos, vértigos, dolores de cabeza, boca seca, sudores, leves aumentos de la temperatura corporal, desorientación espacio-temporal, confusión y ansiedad.

En las horas y días sucesivos al viaje algunas veces aparecen flashbacks (volver a experimentar los efectos días después de consumir).

OTROS EFECTOS SECUNDARIOS:

Su posesión o consumo en lugares públicos está sancionado (desde la puesta en vigor de la “ley mordaza”) con una multa mínima de 601 euros. El tráfico, por considerarse legalmente como una “sustancia muy perjudicial para la salud”, es considerado delito penal y acarrea entre 3 y 6 años de cárcel y una multa de hasta tres veces el valor de la droga.

INTERACCIONES:

Las mezclas con alcohol dañan el estómago y enturbian la experiencia, pudiendo aumentar la posibilidad de sufrir dolores de cabeza y otros trastornos. Con estimulantes (cocaína, speed, etc…) disminuyen los efectos psicodélicos y también afecta al estómago. La mezcla con MDMA puede dar un toque más entactógeno al viaje de setas o más psicodélica a la experiencia de la M, pero se deben de tener en cuenta las precauciones sobre el consumo de las dos sustancias. La combinación con otros psicodélicos supone mezclar sustancias de efectos muy intensos, por lo que, en caso de combinar, conviene extremar las recomendaciones usuales para el consumo de éstos.

INTOXICACIÓN:

No se han descrito casos de muerte por sobredosis puesto que el propio organismo rechaza la sustancia a través del vómito y no permite su ingestión de una sola toma. No se conoce dosis mortal de psilocibina: su margen de seguridad (la relación entre la dosis activa mínima y la dosis mortal) es muy alto, en caso de existir (mínimo, 1-600; no ha sido documentada una dosis letal), por contraposición a los alucinógenos en sentido estricto, en cuyo caso es extraordinariamente bajo (1-7, por ejemplo, en el caso de la escopolamina)

Ante un “mal viaje” provocado por las malas condiciones de set y setting hay que tratar de conservar la calma (nuestra) y/o tranquilizar a la persona que lo sufre, acompañar al sujeto pero sin agobiarle, buscar un sitio tranquilo sin exceso de estímulos sensoriales, pausar la respiración y concentrarse en su ritmo, concienciar o concienciarse de que se está bajo los efectos de las setas y de que éstos remitirán en pocas horas, dejarse llevar por la experiencia y no luchar contra los efectos.

CONSERVACIÓN:

Los hongos frescos, setas y trufas, se deben de guardar en la nevera. Las setas hasta un máximo de 2 semanas y las trufas hasta un mes aproximadamente. Los hongos secos, enteros o en polvo, es conveniente guardarlos en un envase hermético, a ser posible con un desecante (gel de sílice) y alejados de la luz. Si la hermeticidad es total es recomendable guardarlos en el congelador.

Manténgase fuera del alcance de los niños. Consulte a su médico o a personal especializado.

CC BY 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

2 thoughts on “Setas (hongos psilocibios)

  1. Me parece muy interesante este articulo. De todas formas, me da miedo consumir estos hongos sin estar seguro de que sean una variedad alucinogena y no sean venenosos. Supongo que seria ideal consumir con alguien que pueda distinguirlos y guiarme en la experiencia. Gracias, saludos.

  2. Hay un caso documentado de muerte por consumo de silocibina.Se produjo en un niño q las consumió por error, de menos de diez años y murió por las convulsiones provocadas por la sustancia. Hay alguna otra referencia en la red, pero pudo darse el caso de consumir otras sustancias a la vez. https://setasalucinogenas.com/consumo/muertes-por-setas-alucinogenas/ No es el único caso de accidentes en menores y hay q ser muy cuidadoso con el lugar donde se guardan para q no tengan acceso.
    Entre los efectos secundarios mencionais subidas de temperatura, no siempre es así, mas bién lo contrario. Estos alcaloides descomnpensan la presión arterial, pero su efecto varía mucho dependiendo si te encuentras tumbado, de pie o realizando una actividad. Uno de los efectos más comunmente reseñados por consumidores, yo soy uno de ellos, es al principio del viaje debilidad en las piernas y el cuerpo y sensación de pesadez, más marcada según la dosis es más fuerte. Y también bajada de temperatura corporal, excepto en días de mucho calor en los q puede aumentar el sopor y la sensación de calor, lo más habitual es una bajada drástica de la temperatura, la suficiente como para requerir algo de ropa de abrigo para q el viaje no resulte incomodo debido a las tiritonas y sensación de frío.
    En cuanto a las propiedades bien es cierto q al principio se pueden producir estados de hilaridad, especialmente en consumidores inexpertos, y euforia, pero antes de pasar a un estado de calma y bienestar se experimentan los efectos “duros” de la sustancia: desorientación, sensación de q va a ocurrir “algo” e intranquilidad, tormentas de ideas, voces, visiones más o menos caleidoscópicas y experiencias de todo tipo: escuchar la mente de personas q están alrrededor, vivencias del pasado como flasbacks, desdoblamientos de la visión o de la personalidad, etc, etc. La calma sobreviene despues de la tormenta, cuando el cuerpo ha eliminado parte de la sustancia, nunca antes.
    La consideración de alucinógeno o enteógeno depende de los autores, las distorsisones de la realidad con dosis media o altas sí pueden considerarse alucinaciones, dependiendo de lo subjetivo de la experiencia personal; y por otro lado el concepto enteogénico acuñado a finales de los setenta del siglo pasado hace referencia al contacto con el dios interno según las tradiciones animistas o chamánicas, conceptos q se dan poco en estas sociedades tecnológicas. Pero en lo q estoy totalmente en desacuerdo es el echo de q no siempre tienes la capacidad de recordar q estás bajo el efecto de esta sustancia. Con dosis altas es facil olvidarse, hay q ser precavido con el lugar donde nos encontremos y controlar el sitio donde estamos. Se han dado casos de accidentes por caidas por no controlar la altura o desconocer el lugar donde te encuentres en ese momento, las distorsiones espacio-temporales pueden ser muy fuertes dependiendo de la dosis y hay q controlar bien el setting.
    En cuanto a a las precauciones hay q recordar q cuando se recogen del monte, en la peninsula ibérica es bastante frecuente recoger semilanceatas, existe la posibilidad de confusión con setas toxicas e incluso mortales. Y pese a toda advertencia en este pais hay un media de entre 20 y 50 casos de intoxicaciones mortales por hongos. Si no se tiene la absoluta certeza no merece la pena jugartela a la ruleta rusa. Y la dosisficación si no se tiene una bascula a mano y en este caso concreto de los llamados mongüis puede estar entre las ocho o diez unidades una dosis baja y las treinta o cuarenta dossis altas. También es importante recordar q los carpóforos, lo q llamamos seta, contienen el alcaloide en el tallo o pie del hongo, en el sombrerete es casi inapreciable la cantidad de principio activo, y conforme se va abriendo el sombrerete y la seta se va haciendo vieja la proporción de alcaloide disminuye. Con lo q cuanto más joven es el hongo mayor es su potencia. El tono azulado con el q se oxida el tallo momentos despues de arrancar la seta indica la descarboxilacion de la silocina y es un indicador bastante fiable de la proporción de alcaloide. Esta descarboxilación también se produce en el higado, con lo q consumir el hongo fresco también produce efectos, bastante mejores según mi experiencia y apreciación.
    También es importante reseñar q para una persona q no haya consumido nunca este tipo de alcaloides indólicos o feniletilaminicos la compañía de una persona experimentada puede hacer q el set y el setting sean totalmente integradores en la experiencia vital y sea más dificil q se produzca un mal viaje. Si es la primera vez y no se dispone de la compañía de alguien con experiencia es recomendable por lo menos la compañía de una persona sobria. Tener a mano “HALOPERIDOL” , un antisicótico potente puede resultar util para cortar un mal viaje, aunque personalmente creo q los malos viajes recontruyen la personalidad evitando “fallas” si despues se saben integrar adecuadamente por duros q sean.
    Buena parte de los efectos secundarios como nauseas, gases y dolor abdominal se producen por consumir los hongos sin masticar y ensalibar adecuadamente. Hay muchas personas q les resulta desagradable su sabor y tienden a tragarselas casi sin masticar. Para evitar estas molestias se pueden tomar en infusión, con la precaución de no echar el agua demasiado caliente. Se le puede añadir un poco de gengibre q además de disimular el sabor disminuye las nauseas.
    Espero haberos servido d ayuda. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *